Connect with us

MÉXICO

Moody’s ve un panorama fiscal ‘complicado’ para México mientras decide su calificación

Moody’s redujo su pronóstico de crecimiento del PIB para México debido al aumento de la inflación y los efectos de la guerra en Ucrania. (Bloomberg)

Moody’s Investors Service prevé una situación fiscal más complicada para México en comparación con el año pasado e incluso a principios de este año, mientras decide qué hacer con la calificación soberana de la nación este trimestre.

Moody’s ha mantenido su calificación de México en Baa1 con perspectiva negativa desde que la rebajó en un escalón en abril de 2020, tres niveles por encima del umbral del grado de inversión.

Es probable que la calificadora decida cómo “resolver” la perspectiva negativa este trimestre, dijo Renzo Merino, analista soberano de Moody’s para México, en una entrevista el lunes, lo que indica que se acerca una decisión sobre si rebajar o devolver la calificación a estable.
El panorama fiscal del país se ha visto afectado por la invasión rusa de Ucrania y el aumento de los precios internacionales del petróleo, que, si bien han reducido parte de la presión sobre México para financiar la deuda de la petrolera estatal Petróleos Mexicanos, también han elevado el costo de las importaciones de combustible y perjudicado las perspectivas de crecimiento de México, dijo Merino.

“El panorama no era muy bueno a principios de año, pero sin duda se ha vuelto más complicado debido a las conmociones recientes”, dijo Merino. “El conflicto entre Rusia y Ucrania, y lo que eso ha significado para los precios de las materias primas, las presiones inflacionarias y las limitaciones de suministro para México, han complicado el panorama mucho más de lo que habíamos anticipado hace un año”.

Merino señaló que cualquier decisión sobre la calificación soberana será tomada por el comité.

El gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador se comprometió a hacer que México sea autosuficiente en energía para mantener los precios bajos para los mexicanos comunes. Sus objetivos de política han dado como resultado que México use la ganancia inesperada de mayores ingresos petroleros para mantener bajos los precios del combustible para los consumidores.

A lo largo de la pandemia, López Obrador siguió un camino de austeridad fiscal a diferencia de muchos pares regionales, negándose a endeudarse para inyectar estímulo.

Al mismo tiempo, el presidente está canalizando fondos a sus principales proyectos de infraestructura, como una nueva refinería, la compra de la refinería Deer Park en Texas y la construcción del Tren Maya en el sureste de México. Estos proyectos son parte de un patrón de “rigidez fiscal”, que podría impedir que el presidente modifique su presupuesto en caso de déficit de ingresos, dice Merino.

“Para mantener el déficit fiscal, el gobierno debe reacomodar su presupuesto ya sea recortando gastos o recibiendo mayores ingresos, y eso es más difícil debido a su actual rigidez fiscal y la política de respuesta al aumento en los precios de los combustibles”, dijo Merino.

Moody’s redujo recientemente su pronóstico de crecimiento del PIB para México del 3 por ciento a principios de año al 1.1 por ciento debido al aumento de la inflación y los efectos indirectos esperados de la guerra de Ucrania que afectan negativamente al consumo de los hogares. Eso es un tercio de la estimación actual de crecimiento del 3.4 por ciento del gobierno para este año.

“México continúa siguiendo un régimen fiscal austero, que hasta ahora ha mantenido relativamente a raya a las agencias calificadoras. Pero la austeridad no es lo mismo que la disciplina fiscal, desde nuestro punto de vista, porque la austeridad conduce a un menor crecimiento y eventualmente a menores ingresos”, dijo Carlos Capistran, economista jefe de Bank of America para México y Canadá.

“Creemos que las agencias calificadoras están comenzando a darse cuenta de esto y ven riesgos a la baja para las calificaciones soberanas de México, especialmente para las agencias con perspectivas negativas”, detalló.

El diferencial de swap de incumplimiento crediticio a cinco años de México se amplió 37 puntos básicos durante el mes pasado, la mayor cantidad entre las naciones con calificación Baa1 de Moody’s. Ahora está en alrededor de 139 puntos básicos, un nivel comparable a los de Hungría y Vietnam, que tienen calificaciones más bajas.

En lo que va del año, las cuentas fiscales de México aún no han mostrado tensión. El gobierno registró un déficit de 170 mil millones de pesos en los primeros dos meses del año, menos de los 204 mil millones de pesos previstos en el presupuesto. La deuda sobre el PIB cayó al 50.1 por ciento en 2021 desde el 51.7 por ciento en 2020, según el Ministerio de Hacienda.
Otra preocupación, dijo Merino, es que las propuestas recientes del gobierno de López Obrador para modificar las leyes de electricidad están perjudicando la confianza empresarial en el país debido a una mayor incertidumbre regulatoria.

Un proyecto de ley para modificar la constitución para cambiar la ley de electricidad fue rechazado por el Congreso este mes, pero otra ley permanece en un limbo legal luego de que la Corte Suprema no la rechazara por completo y la inversión privada en energía en el país se estancó.

Si bien es posible que los índices generales de deuda no muestren un deterioro, dijo Merino, están surgiendo problemas subyacentes con respecto a “la estructura de gastos y la base de ingresos que podrían complicar la gestión fiscal en el futuro”.

Las noticias más importantes en Finanzas, Economía, Negocios y Política de México

Continue Reading