Connect with us

OPINIÓN

Gabriel Quadri, sancionado por sus ataques transfóbicos contra la diputada Salma Luévano

Gabriel Quadri deberá pagar por su transfobia. El Tribunal Electoral ha determinado que sus reiterados ataques contra la comunidad transgénero, a quienes ha calificado como “trans-fascistas” y “hombres vestidos de mujer”, constituyen mensajes de odio que deben ser sancionados. La corte ordenó al Instituto Nacional Electoral (INE) inscribir al diputado panista en el padrón de agresores políticos contra las mujeres en razón de género durante cuatro años, por lo que no podrá formar parte de las boletas electorales en ese tiempo. La decisión de los magistrados responde a una denuncia presentada en marzo por la diputada trans Salma Luévano, de Morena, a quien Quadri llegó a referirse como “señor” en el pleno de San Lázaro.
“Se determinó que el denunciado cometió violencia política contra las mujeres en razón de género en las modalidades de violencia psicológica, sexual y digital, al realizar comparaciones destructivas y rechazo por referir que las mujeres trans son distintas a las cisgénero y utilizar lenguaje discriminatorio”, explica en un escrito el Tribunal Electoral. Los magistrados decidieron por unanimidad que Quadri también tendrá que realizar cursos en materia de violencia política contra las mujeres, ofrecer una disculpa pública y publicar la síntesis de la sentencia en su cuenta de Twitter.

Esa red social ha sido el principal megáfono de los ataques transfóbicos del diputado. En una publicación que ya ha sido eliminada del pasado 1 de febrero, escribió: “El Trans-fascismo saca las garras en la Cámara de Diputados”. Un día después, continuó: “Una característica prominente del fascismo es acallar, reprimir, linchar cualquier opinión diferente (…) Eso intenta el Trans-fascismo…”. Y, el 3 de febrero, insistió: “El Trans-fascismo de Morena y la ideología Trans toma el Congreso de los Diputados. Reprime la libertad de expresión, intolerante, pretende avasallar a quienes opinan diferente, no dialoga, no argumenta (no tiene capacidad ni inclinación para ello), insulta. Van contra las mujeres…”.

Para la corte, los mensajes “tuvieron como finalidad invisibilizar a la denunciante y a las mujeres transgénero” y por eso debe ser castigado. Salma Luévano celebró la decisión de los magistrados: “Este logro es por ti, por mi y por todes.

#HastaQueLaDignidadSeHagaCostumbre”. Los ataques de Quadri contra la comunidad transgénero escalaron de dimensiones cuando, el pasado 1 de abril, se dirigió a Salma Luévano como “señor” durante una sesión en la Cámara de Diputados, precisamente en el día Internacional de la Visibilidad Trans, lo que desató una disputa que finalmente terminó con la sesión suspendida.

“Llamarme ‘señor’ y desconocer mi identidad de género de mujer, es a todas luces violencia de género y además discurso de odio y por eso, nos están matando y no descansaré hasta verlo en el catálogo de sujetos sancionados y que jamás vuelva a aparecer en las boletas electorales”, dijo entonces la diputada. Menos de un mes después, el Tribunal Electoral le ha dado la razón. Salma Luévano y la también entonces morenista María Clemente se convirtieron en septiembre del año pasado en las primeras diputadas trans de la historia de México. En una entrevista con EL PAÍS, Clemente aseguró que habían roto “un techo de cristal” para la participación política de una población muy estigmatizada y marginalizada en el país.
Suscríbase aquí a la newsletter de EL PAÍS México y reciba todas las claves informativas de la actualidad de este país

Periodista multimedia del diario EL PAÍS en México, especializada en temas sociales y de medio ambiente. Antes dirigió el área de video de la agencia de noticias Associated Press en México, fue corresponsal de la agencia Efe en Nueva York y colaboró con Al Jazeera y la BBC. Es licenciada en Periodismo por la Universidad Complutense de Madrid.

Continue Reading