Connect with us

MUNDO

Elecciones 2024 en México: todo sobre las votaciones presidenciales

El domingo 2 de junio de 2024 son las próximas elecciones en México; se estima que más de 95 millones de mexicanos acudirán a las urnas a elegir al que será el presidente número 66 y el sucesor de Andrés Manuel López Obrador. Al corte del pasado 6 de mayo, el listado nominal se integraba con 92 millones 53,524 de ciudadanos.

El de López Obrador será el sexenio más corto desde el gobierno del General Lázaro Cárdenas (1 de diciembre de 1934-30 de noviembre de 1940), pues con la reforma político-electoral de 2014 se modificaron las fechas de entrega-recepción de los poderes. Dicha reforma estableció que la transición de poder Ejecutivo se realizará el 1 de octubre y no el 1 de diciembre, como ocurrió hasta ahora, con lo cual, el Ejecutivo federal gobernará exactamente durante 2,131 días.

El 2 de junio de ese año en la elección participarán, ya sea de forma individual o coaligada, los partidos Acción Nacional (PAN), Revolucionario Institucional (PRI), de la Revolución Democrática (PRD), Morena, Movimiento Ciudadano (MC), Verde Ecologista de México (PVEM) y de Trabajo (PT).

Se elegirán 128 senadores y 500 diputados federales, en tanto que se renovarán ocho gubernaturas y la jefatura de gobierno de la Ciudad de México: cinco de ellas gobernadas por Morena; dos por el PAN, una por MC y PES, respectivamente.

Con excepción del Estado de México (PRI) y Coahuila (PRI), en donde además de la gubernatura se elegirán diputados locales en 2023, los restantes 30 congresos locales también deberán renovarse.

La jornada electoral iniciará a las 7:00 horas con la ceremonia de honores a la bandera. Después, en punto de las 8:00 horas, el Instituto Nacional Electoral (INE), ya con nuevo presidente o presidenta –tras la salida de Lorenzo Córdova en abril del 2013–, declarará al consejo general en sesión permanente para seguir los pormenores de la jornada comicial. Por la noche, se conocerán los resultados preliminares de la votación.

Después de la iniciativa de reforma electoral enviada por el Ejecutivo a la Cámara de Diputados, el PRI, PAN y PT también han presentado sus respectivas propuestas en esa materia.

Se prevé que la discusión de las mismas se realice después de las elecciones locales del próximo 5 de junio en Aguascalientes (PAN), Durango (PAN), Hidalgo (PRI), Oaxaca (PRI), Quintana Roo (PAN) y Tamaulipas (PAN).

Lo anterior resulta trascendental porque de aprobarse una nueva ley electoral o modificar la actual, se permitirá a los partidos conocer las reglas del juego con las que disputarán la silla presidencial.

A lo largo de sus 45 años, México ha tenido ocho grandes reformas electorales, la de 1977, la de 1986, la de 1989-90, la de 1993, la de 1994, la de 1996, la de 2007-2008 y la de 2014.
Todas las reformas han sido una exigencia del bloque opositor, incluida la de 2014, con la cual se alzó con un triunfo el actual gobierno federal. Esta última la impulsa el Ejecutivo federal, aunque todas han sido fruto del consenso del gobierno y los partidos.

“Todas las reformas electorales en México, todas han surgido de un proceso de diagnóstico, análisis, negociación, antes de que se presentara la iniciativa en cuanto tal. Todas”, aclara el árbitro de la contienda, Lorenzo Córdova.

Desde su visión, la elección presidencial de 2024 no está en riesgo, en caso de que no se apruebe una nueva reforma electoral, porque actualmente “el sistema electoral mexicano creo que funciona y funciona bien…tenemos un sistema fuerte, robusto, un sistema que sin lugar a dudas es mejorable en muchos aspectos, pero sigue siendo un punto de referencia a nivel internacional”.

“Dicho lo anterior, ¿es indispensable una reforma electoral? “¿Si no hay reforma electoral está en riesgo las elecciones de 2024? La respuesta es clara, tajante y contundente: de ninguna manera… ¿Podemos ir a 2024 con estas normas? Sin duda, por eso digo que no es una reforma necesaria”, expresó.

El analista Luis Miguel Carriedo deja claro que cualquier nueva reforma electoral deberá aprobarse 90 días antes del proceso electoral. De no ser así, los cambios aplicarán para el siguiente proceso comicial.

Además, de aprobarse, sería la primera norma que se aplicará directamente en una contienda federal, sin antes haberse “probado” en una elección intermedia.

“De tal suerte que, si la contienda electoral federal arranca en septiembre de 2023, las modificaciones constitucionales se tendrán que aprobar en junio de ese año a más tardar para cumplir con lo que establece el artículo 105 constitucional”, anotó.

El 6 de junio de 2021, por primera ocasión, las 32 entidades federativas concurrieron con la contienda federal en la misma jornada electoral. El 52.66% de la ciudadanía que conforma la Lista Nominal de Electores (LNE) acudió a alguna de las más de 162,000 casillas instaladas para emitir su voto.

Se eligieron 500 diputaciones federales, 15 gubernaturas y 30 congresos locales (integrados por 1,063 diputaciones); además, en 30 entidades se renovaron los ayuntamientos, lo que equivale a elecciones en 1,923 municipios.

En suma, a nivel local fueron electos 3,001 cargos de elección popular en el país. Este número aumentó, pero hay que considerar que para cada ayuntamiento se eligen planillas con varios integrantes y en algunas entidades cargos auxiliares del municipio, con lo que el total ascendió a 19,915, según datos del INE.

Así, tras la contienda y a siete años de su fundación como partido político, Morena ganó 11 de las 15 gubernaturas que estuvieron en disputa este 6 de junio, por lo que gobierna más de 58 millones de mexicanos.

Hasta antes de las elecciones intermedias, el partido fundado por AMLO gobernaba 37.5 millones de mexicanos de siete entidades: Ciudad de México, Veracruz, Puebla, Baja California, Veracruz, Tabasco y Morelos.

Los resultados de la jornada comicial lo posicionaron como la primera fuerza política a nivel estatal al ganar Baja California Sur, Campeche, Colima, Michoacán, Nayarit, Sinaloa, Tlaxcala, Zacatecas, Guerrero y Sonora, además retuvo Baja California.

En la elección presidencial de 2018, Andrés Manuel López Obrador de la Coalición Juntos Haremos Historia conformada por los partidos Morena, PT y PES, obtuvo el 53.1% (más de 30 millones de votos).

Ricardo Anaya Cortés, postulado por el PAN, PRD y MC, 22.2% (12.3 millones de votos); José Antonio Meade, de la coalición PRI, PVEM, Nueva Alianza, 16.4% (9.2 millones de votos) y Jaime Rodríguez Calderón, independiente, 5.23.1% (2.9 millones de votos).
En dichas elecciones federales se eligieron 18,299 cargos de elección popular, de los cuales 629 fueron federales y 17,670 locales.

Se instalaron 156,808 casillas; se imprimieron 93,900,945 boletas para la presidencia de la República y fueron designados 1 millón 398,525 funcionarios de casilla.
En la contienda se emitieron 56 millones 611,027 votos (55,039,913 fueron válidos y 1,571,114 nulos.

Continue Reading